viernes, 7 de junio de 2013

En el corazón del cañón del Combeima


Hoy les escribiré de un hotel ubicado en el corazón del cañón del combeima en Ibagué, un hotel campestre tranquilo, rodeado de naturaleza, que ofrece a sus huéspedes y comensales un concepto diferente a los que se encuentran diariamente en las grandes ciudades.

Hotel Iguaima Campestre.

A 45 minutos de la ciudad de Ibagué  Colombia ubicado en el Km 16 Cañón del Combeima vía nevado del Tolima. Se encuentra el hotel Iguaima campestre, el lugar ideal para los amantes de la naturaleza y de aquellos que buscan disfrutan de una comida sana, con productos adquiridos a los mismos campesinos y agricultores de la región.

Su restaurante esta sumergido en un concepto de cocina de vanguardia, natural y de confort, en el cual trabajan día a día sus cocineros para lograr brindar un concepto totalmente novedoso para todos las personas que visitan este maravilloso lugar.
Al entrar al hotel te encuentras cara a cara con un tesoro de la naturaleza que alegra el alma, llena de paz y tranquilidad a todos los visitantes que diariamente llegan a este lugar, para estar en absoluta armonía con el ambiente, logrando escarpar del ruido y contaminación en el cual muchos de nosotros vivimos cotidianamente. 



Muchas personas llegan a este lugar de diferentes partes del mundo para disfrutar de una gastronomía de aromas y sabores típicos de esta región,  y pasar una noche ambientada por los sonidos de la naturaleza, que acompañada por el arrullo del río combeima, crea un misticismo que enamora y transporta a una dimensión que muchos remplazamos por la vida caótica de una ciudad. 

Hace mucho tiempo no disfrutaba de una noche de tanta tranquilidad y de verdadero sueño alejado de las preocupaciones del diario vivir, pase la noche en una cabaña con una vista hacia un horizonte verde, que solo las montañas de este lugar pueden ofrecer.


Los animales, el estanque que es atravesado por una parte de  río, el clima cálido de las tardes, crean un ambiente perfecto para todas aquellas parejas que deciden disfrutar de una noche romántica en este lugar. Tema que me dio envidia al estar solo en ese momento. Y  ya que con palabras es muy difícil expresar todo lo que genera este lugar hago caso a la expresión “una imagen vale más que mil palabras”  una pequeña habitación alejada de las otras, con una cocina donde un chef se encarga de deleitar  a los comensales con productos frescos y nuevos sabores.


El hotel trabaja en una investigación para rescatar especies, frutas y vegetales que se daban en esta zona pero que con el paso del tiempo han sido olvidados y remplazados por productos traídos de otros lugares del mundo. Haciendo que la diversidad de materia prima disminuya cada día más. Tema que me parece bastante interesante resaltar, ademas de tener su propia lugar donde crían pollos, esta trabajando en la creación de un huerto para la siembra de productos orgánicos.




Espero que algún día se den la oportunidad de conocer un lugar como este, de disfrutar de lo que nos queda de naturaleza y de valorar a las personas que trabajan día a día para que lugares como estos no afecten ni destruyan el medio ambiente  sino que convivan con el.

Colombia es un país donde aun nos podemos dar el lujo de tener campesinos y agricultores cerca de nuestras ciudades que todos los días trabajan para que a nuestras mesas lleguen productos frescos y provenientes de nuestra propia tierra.

Agradezco mucho a la gerente del hotel La Sra. Patricia Hurtado Vargas por atenderme como si estuviera en mi casa.